Entradas

Condena

Yo pago contigo

Pago lo malo que hice,

Pago mi frialdad,

Mi egoísmo,

Mi desinterés.

Pago las soledades que he causado

Pago las lagrimas,

de las que un día fui el autor

Pago la indiferencia

y me declaro culpable de estos crímenes.

Espero mi sentencia,

Condéname,

Condéname a lo mismo que causé

y sé tan criminal como yo.

JC 11-11

Tu reflejo

Descubrí,

que nunca terminas

de conocer a las personas,

que la verdad no existe,

que no hay honestidad

cuando queremos hacer daño,

que nos frustramos

cuando no logramos el objetivo.

Descubrí,

que un palabra

hiere mas que el olvido

y la profanación de tu mundo.

Aprendí,

a auto examinarme el alma,

a matar mis fantasmas,

a apaciguar mis demonios,

a mantenerme en calma

y a dejarte ser.

Aprendí,

a ser tan transparente

que incluso podrías reflejarte en mi,

por eso cuando soltaste tu ira

y me dijiste basura,

comprendí

que era a tu reflejo a quien le hablabas,

que no era a mi a quien odiabas,

sino al reflejo mismo de tu ser.

JC 11-11

Pasado

Recuerdo tararear una que otra canción.

De esas depresivas que suelo escuchar.

Recuerdo mis manos teñidas de rojo

Recogiendo los pedazos que quedaron de mi.

Ocultar mis remiendos ante alguien nuevo

y no mencionar mi pasado.

Justificar cada cicatriz y cada remiendo.

Diciendo solo que mi vida es así.

Algo abstracta, un tanto surrealista.

Sonreír, posar con mi mejor perfil.

Y tratar de de evitar el pánico de

desmoronarme en cualquier momento.

Perdón. No encuentro mi sensibilidad.

El gusto está tan roto, que tendré que comprar

uno de segunda.

Quizá en alguna rebaja, porque no encuentro mi valor.

JC 11-11

Olvido

Saber que no olvidas el olor a trementina

El blanco de mis lienzos

El aceite de linaza

El olor a nicotina preso en las paredes

El indiscutible orden de mi desorden

Los colores estridentes impresos en mi suelo

Mis incontables batallas contra el lienzo en blanco

Y mis gloriosas victorias ante mis obras maestras

Mis excentricidades, mis depresiones y mi lujuria.

Mis pequeños momentos de lucidez en los que te ame.

Saber que no olvidas

Yo en cambio, tampoco olvido, que tu no olvidas.

11-11

11-11

Ella llegó sin temor a quedarse,

como cuando entra la luz en la obscuridad.

Golpeando fuerte el alma y

haciéndole el amor a sus deseos.

Precisa

Latente y desafiante

Como cuando se sabe lo que se quiere,

Simple y concreta

Sin mas ni menos

Completa,

Él solo supo que fue encontrado y que

de allí no se iría mas nunca.

 

La Espera

Fueron largas las noches,

nadie tocó la puerta,

los interminables domingos,

los pesados lunes,

del resto de la semana, ni hablar.

 

Poco a poco, supere tu recuerdo,

lentamente olvide tu voz,

se borró de mi memoria tu cuerpo

y mi cuerpo ya no tenía tu memoria.

 

Como un ente, deambulé entre sentimientos rotos,

esculqué entre objetos olvidados

y tan solo nada encontré.

 

Regresé decepcionado

Vacío, frustrado y roto.

Me sentí como un cobarde,

tan perdido, tan loco.

 

Dispuesto ahora, creo entenderlo todo,

tomo lápiz y papel,

te escribo estas líneas

y te revivo de algún modo.

Final Feliz

Final Feliz

 

Un ejército de malditos super hombres
dispuestos a ser héroes para ti,
yo escasamente sé quién soy:
una mezcla homogénea de errores,
heridas y cicatrices,
tan vacío, tan sin ti.

 

Reflejarme en tus grandes ojos
y ver como sin filtros
indagas lo que siento.

 

No te aflijas,
mis palabras son más certeras
que mi mirada.
Tal vez no pueda salvarte,
tal vez nunca pueda rescatarte.

 

Qué podría hacer un artista con un pincel
y unos cuantos colores?
Sólo mostrarte el mundo real,
ponerte los pies en la tierra
y sacudirte el polvo después de cada caída.

 

En fin, pintarte un mundo de criptonita,
enseñarte a volar en él
y escribirte un final feliz
al despedirme cada día.

Prevalecer 11-11

Me perdí en tus grandes ojos
donde encontré mi parte femenina.
Encontrarte y entender que eras real,
que mi mente no crea ilusiones
y que la corriente siempre te ha de llevar a la orilla.

 

Entender que no te dan por muerto
hasta no estar enterrado,
y que solo basta una caricia
para volver a soñar.

Brillar de nuevo y ser una estrella más
en un incalculable espacio de posibilidades
y que una pequeña luz
rompe la más grande oscuridad.

 

Perderme en tu universo,
en tu mirada, en tu ser,
fue como respirar profundo
abrir los ojos y prevalecer.

Musas 11-11

Ella llegó sin temor a quedarse como cuando entra la Luz en la oscuridad.
Golpeando fuerte el Alma y haciéndole el Amor a sus deseos.
Precisa latente y desafiante como cuando se sabe lo que se quiere,
simple y concreta sin más ni menos Completa, él solo supo que fue
encontrado y que de allí no se iría nunca más.

Items de portfolio