Poesía

Poema 4

[et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»4.9.4″ _module_preset=»default»][et_pb_row _builder_version=»4.9.4″ _module_preset=»default» background_color=»#000000″ hover_enabled=»0″ sticky_enabled=»0″][et_pb_column _builder_version=»4.9.4″ _module_preset=»default» type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»4.9.4″ _module_preset=»default» text_text_color=»#FFFFFF» hover_enabled=»0″ sticky_enabled=»0″]

Lo siento cariño.

Seré breve y honesto.

De hombres sigue estando lleno el mundo,

todos siguen allí.

Pero artistas que te amen como el arte mismo.

Sueña.

Andamos algo perdidos contando estrellas.

11-11

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Poema 3

[et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»4.9.4″ _module_preset=»default»][et_pb_row _builder_version=»4.9.4″ _module_preset=»default» background_color=»#000000″ hover_enabled=»0″ sticky_enabled=»0″][et_pb_column _builder_version=»4.9.4″ _module_preset=»default» type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»4.9.4″ _module_preset=»default» text_text_color=»#FFFFFF» hover_enabled=»0″ sticky_enabled=»0″]

Lo siento querida.

No soy aquel al que le gusta el futbol

no me gustan las mascotas, pues creo

que mi vida es demasiado importante

como para ponerla al servicio de un animal.

No soy aquel.

No soy aquel al que le gusta andar en el bosque.

Yo prefiero ver vitrinas.

Mezclarme un poco con los de mi especie

y caminar en la jungla de concreto.

No soy aquel.

Lo siento querida.

11-11

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Poema 2

[et_pb_section fb_built=»1″ _builder_version=»4.9.4″ _module_preset=»default»][et_pb_row _builder_version=»4.9.4″ _module_preset=»default» background_color=»#000000″ hover_enabled=»0″ sticky_enabled=»0″][et_pb_column _builder_version=»4.9.4″ _module_preset=»default» type=»4_4″][et_pb_text _builder_version=»4.9.4″ _module_preset=»default» hover_enabled=»0″ sticky_enabled=»0″ text_text_color=»#FFFFFF»]

Eras la mujer más hermosa que había visto.

Fuera de mi alcance tal vez.

Amo los retos, fue así como te conocí.

Mientras deambulabas en una red

intrincada en mi cerebro

mi imaginación dibujaba tu figura.

Pero fue solo al verte que descubrí que 

eras real, existente y palpable.

¿Cómo gritarle al mundo que te encontré?

¿Cómo decir que estabas programada a ser

conforme y tal te había un día soñado?

¿Cómo gritar que eras mi preferencia más exacta

de el amor y el lugar donde podría descansar

y certificar que esto era ser feliz?

Camine varias décadas pensando que

que esto era un sueño y heme aquí.

Dando testimonios de tu existencia.

11-11

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]